Molde
notivia El Descontrol bestia bebé

El Descontrol: lo nuevo de Bestia Bebé

En una charla con Tom Quintans, la cabeza de esta agrupación, empezamos por ese concepto tan primordial y omnipresente dentro de su carrera, el vivir tal como lo hacemos siempre: la relación con los amigos, lo que duele y lo que no, el fútbol y el amor, en medio de una época en la que nos rige un diario de individualidad y aislamiento. Una normalidad en la cual, las bandas no se pueden reunir a ensayar, grabar o girar, ni convivir; todo aquello que tal como Tom comenta, es lo que forma a una banda.

En esta nostalgia, de un pasado que no va más allá de hace un par de meses atrás, habitan los movimientos mínimos de la vida autogestionada, donde circulan las cosas ya grabadas (inicialmente programadas para mayo pero reprogramadas para octubre), puesto que reunirse es imposible en un estudio por ahora; y menos mal, porque de no ser por estas grabaciones del disco venidero en el 2019, tampoco tendríamos una nueva entrega de la cual poder hablar en este momento; junto a la supervivencia a costa del merchandising, camisetas y demás; y los En Vivo, que reducen la experiencia del concierto a la separación de pantalla entre el público y los artistas, se pasa el rato mientras se aspira —como lo afirma el vocalista— primero a sobrevivir y luego a retomar el ritmo.

Por ahora, hasta volver a reunirnos tal como lo hacíamos antes de estas circunstancias, es necesario mantener en nuestra memoria todo aquello que nos mantiene apegados a esta banda y su trayectoria. El primer disco, en el que se hablaba de uno de los temas favoritos de Tom, el fútbol, que comentaba él mismo, en el indie no está presente, pero en toda su vida y la de sus amigos sí: escucharlo hasta volver a reunirse a ver partidos o jugar en las calles. El segundo, en el que recorremos el barrio y su gente, reproducirlo hasta que las fiestas y las avenidas se llenan de nuevo. El tercero, que con augurios como en Fin de Semana de Muertes, abrían la rendija a este presente caótico, en espera del cuarto, que de nuevo nos traerá las experiencias de vida de este hombre y sus amigos, que asegura, suenan distinto ahora porque están más viejos; y son estas vivencias, las que ahora los hacen tocar mejor, ser más abiertos a la hora de arreglar las canciones, mutar con ellas siendo creaciones autónomas. Mejora que los ha llevado a lo largo de este camino a ser una de las bandas más renombradas en la industria independiente de Argentina.

Con este adelanto quedamos a la espera de un nuevo álbum, acompañado en producción por Felipe, el hermano de Tom, que siempre — ahora de manera oficial— ha estado como parte de los procesos de creación, para que, ojalá en un futuro no muy lejano venga acompañado de una gira renovadora después de tanta ausencia, donde no solo ellos como banda se movilicen a través del mundo, reviviendo esa sensación que tanta alegría les causa de reconocerse en otros lugares donde corean sus canciones, les piden fotos y poguean, sino también donde nosotros como audiencia nos convertimos en una voz.
Los dejo entonces con este nuevo sencillo, mientras recibimos una nueva tanda de experiencias y las escuchamos mirando por la ventana, esperando encontrarnos de nuevo (aquí en Colombia, ojalá por primera vez) de frente con estos personajes de Boedo.

 

Daniela Chavarro Trujillo

Agrega un comentario

Síguenos