Molde

Matthew Battle: un búho lejos de casa

Portada de: A Room Without A View

*

Hace poco más de 3 años se publicó Cut Your Teeth, un disco en formato larga duración de 11 canciones rock–folk. Si uno escucha de manera casual alguna canción de este disco (o cualquier otra de Matt) resulta sencillo y casi obvio afirmar, que se trata de una producción gringa o británica, que llega a posicionarse en el mercado de música alternativa que tenemos y a ocupar espacios que, por derecho de nacimiento, pertenecen al producto nacional. Este paradigma localista se transforma un poco, si tenemos en cuenta la particular historia que tiene Matt Battle y su llegada a Colombia. 

Llegó a nuestro país hace 5 años, mientras nos debatíamos entre si ver los partidos de la selección (después de no sé cuántos años sin ir a uno) o sentarnos a pensar el panorama electoral de las presidenciales. Matt no hace ruido, un extranjero que llega al país, solo que no en calidad de turista, y decide quedarse a vivir aquí, raro. La persona con quien decide compartir su vida es colombiana y el aparente modo de vida tranquilo de este suelo, le seduce a establecerse, raro ¿no? Aun así, eso no fue lo que más me llamó la atención sobre este músico. Matt tiene 5 discos publicados en un lapso de 3 años, 6 en un lapso de 4 años, si contamos el trabajo que grabó con su banda, Warm Tricks. ¿En qué momento alguien compone, interpreta, graba, produce y publica casi 70 canciones en tan solo 4 años? ¿Raro? 

Nadie pone en duda que la escena alternativa en Colombia tiene un nivel muy alto, que cada día las bandas sacan trabajos mejor producidos, de mejor calidad, mejor sonido, cada vez la vara queda más alta. Todo esto a punta de trabajo duro y mucho, mucho amor al arte, así toca aquí. Tengamos en cuenta que la carrera de un artista o banda en Colombia no se vuelve rentable en el momento en que deciden conformar un proyecto musical. Después de un proceso de composición y perfeccionamiento de su producto, proceden a grabar su material y difundirlo por todos los canales y medios disponibles; más adelante, esperar que la exigencia de un público cooptado por los sonidos extranjeros o populares/folclóricos, les brinde una oportunidad de figurar y ahí sí, empezar a valorar su trabajo como debe ser, económicamente y con garantías de ley (si claro); en el entretiempo, el 

grueso de artistas tiene que recurrir a sus habilidades y aptitudes para conseguir un sustento económico que les permita vivir y al mismo tiempo, dar vida a su música. Ese panorama es menos favorable si se trata de bandas o artistas que no residen en Bogotá o Medellín, y menos favorable aún si se trata de sonidos poco convencionales. En fin, los y las artistas se las han apañado para figurar y la industria ha crecido. 

Teniendo en cuenta esa pequeña reflexión, es cuando puede llegar a resultar más curiosa la historia de Matt Battle. No se trata de alguien que goce de altos privilegios económicos para dedicarse exclusivamente a la música, enseña en una institución educativa y adicionalmente hace “freelance” como traductor y editor de textos. Aunque si goza de algunas ventajas frente a la mayoría de artistas musicales del país, es multi instrumentista; esto le brinda la posibilidad de realizar la tarea de composición enteramente por su cuenta. Cuenta además con la ayuda de María Angélica Madero, su esposa; artista plástica formada académicamente en Londres (lugar donde se conocieron); con ella realizan las piezas gráficas y audiovisuales para darle mayor difusión a su trabajo musical, adicionalmente realiza los coros de algunas de sus canciones. 

Aparte de María Angélica, Matt ha trabajado a lo largo de su permanencia en Bogotá, con diferentes artistas, entre ellos Andy Silva de Nanook el Último Esquimal y productor en discos La Modelo, Nicolás Ordoñez, ilustrador y productor gráfico y una variedad de músicos que participaron en su proyecto musical; hasta que finalmente encontró un grupo con quienes pudo desarrollar de la mejor manera su propuesta sonora, Daniel Montes-Valencia guitarrista, Derwin Colls baterista, Carlos Espinosa Marinovich Bajista e Il Gimón guitarrista; Warm Tricks, su actual banda con quienes decidió empezar a tocar en vivo desde este año, interpretando temas de su disco Owl Flies Home y de su proyecto solista. Sin duda una de las propuestas más interesantes y bien trabajadas del panorama nacional 2019. 

Aquí puedo extenderme un poco más sobre el debate de lo nacional vs lo extranjero, teniendo en cuenta que esta es una propuesta ejecutada por alguien que no es nacido en nuestro suelo, con artistas de diferentes procedencias (Derwin e Il son venezolanos), lo que convierte a Warm Tricks en un proyecto transnacional, con uno de los mejores resultados en términos de calidad, que Bogotá ha visto nacer este año. Sin embargo, no ha tenido el impacto que se esperaba, debido al impulso que se le ha intentado dar a los trabajos colombianos, la música de Matt se ha visto, hasta cierto punto, relegada por parte de algunas de las productoras locales más importantes del momento Prefiero empezar a hablar de música en este punto. 

Pese a que empieza a producir música con un proyecto consolidado aquí en Colombia, no es influenciado por los sonidos autóctonos de este país. Toda su música es traída de Inglaterra, como solista ha trabajado no sólo el Rock-Folk, sino sonidos anacrónicos de su país de origen, Rock “setentero” a lo Beatles, progresivos, brit-top y pop-punk alternativo de inicio de los 2000, aparte del pop-rock clásico con influencias folk y jazz. Su estilo vocal es similar al de personajes como Damon Albarn, King Krule o Collin Newman (Wire). Con estas características ha desarrollado su estilo sonoro a lo largo de sus 5 discos como solista. Es posible notar el virtuosismo instrumental de Matt, aunque por momentos algunos de sus trabajos no logren escapar de la monotonía propia de géneros que ya han sido ampliamente trabajados. 

Las temáticas que maneja son variadas, principalmente extraídas de libros y novelas, puesto que su profesión es la Literatura. No posee una narrativa particular, muestra espontaneidad al momento de escribir sus liricas, aunque si hay un elemento común que encontramos a lo largo de sus trabajos, el agua. Su último sencillo se titula Body of Water, varias de sus canciones hacen referencia a cuerpos de agua, y Owl Flies Home describe un viaje interoceánico. Sin embargo, resulta complicado encontrar un tema central en su música. Aparte de OFH, tiene un corto trabajo conceptual, titulado Something Squalid This Way Comes, que aborda los géneros ya mencionados y otra variedad de sonidos, más guitarreros y country, este trabajo tiene la particularidad de hablar sobre el proceso de paz en Colombia, con referencias muy directas como audios del ex presidente Juan Manuel Santos en su discurso tras la firma de los acuerdos de paz con el movimiento FARC, hasta sonidos de disparos en combate, una banda marcial (grabada en un desfile en Mompox) y la propia carátula ilustrando a un par de personajes muy representativos de la política colombiana. 

Pero sin duda, el trabajo que más llama la atención de su carrera es el ya mencionado Owl Flies Home, aquí no solamente estamos hablando de un disco conceptual basado en la novela La Odisea de Homero y la adaptación de James Joyce Ulysses, sino de un proyecto que explora diferentes formas de instrumentalidad, la forma en que introduce los arreglos de pianos, guitarras acústicas y sintetizadores, es más que adecuada; como el mismo lo describe, se trata de un proyecto mucho más experimental y Lo-fi o Avant Folk. Ciertamente uno de mis discos favoritos del año, recomendada especial: Troy, una canción con tinte nostálgico y de amor que enmarca el momento en que el viajero debe dejar la ciudad de Troya; la instrumentalización de esta canción es bellamente lograda. Los coros de la canción Aeaea to Ogygia; or Summer’s Gone, marcan el ritmo de la canción y se complementan con la letra de la canción y conectan a quien escucha con la narrativa del disco en un momento clave del relato en la historia original (El encuentro con Calipso en Ogigia). En resumen, una historia recreada de manera astuta y entretenida, utilizando recursos sonoros con una producción impecable. 

El pasado 12 de octubre, Warm Tricks se presentó en La Roma Records junto a Electric Mistakes. Aquí pudimos ver una faceta más de la banda, una más pesada, guitarrera y “punkera”, y como no si esta alineación incluye 3 guitarras en el escenario. Para reconocer y aplaudir, la sincronía entre instrumentos, las guitarras no se robaron espacio entre ellas y cada uno tuvo la oportunidad de mostrar su virtuosismo con solos distorsionados, contrapunteos intrincados y efectos de pedal ruidosos; se siente la armonía de banda entre instrumentistas. El toque se desarrolló a una velocidad mayor a la que solemos escuchar en los discos de estudio de Matt, lo cual, por momentos, le daba una vibra post punk al escenario, nada más arrancando, interpretaron una versión oscura de la canción de Joy Division, Ice age. El resto del set estuvo mayormente compuesto por canciones del proyecto solista, pero interpretadas al doble de velocidad. Quizá por momentos extrañé la presencia de teclados, pero estos fueron suplidos de manera recursiva, por los guitarristas, mostrando toda su técnica en el escenario. Una bonita oportunidad para demostrar la versatilidad de estos artistas. 

Foto por: Diana Barón

Foto por: Diana Barón

*

A continuación, la entrevista que sostuve con Matt Battle el 10 de Septiembre de 2019 

¿Cómo definirías Matt Battle, musicalmente hablando? 

Como Lo-fi-rock, pero también tiene cosas de folk, tiene cosas de punk creo, Indie aunque no me gusta mucho ese término, pero la gente lo usa. Entonces Rock, Lo-Fi, punk, folk. 

Incluso yo vi en tus publicaciones el término Avant Folk. 

Eso es más para Warm Tricks. Matt Battle tiene estructuras más normales: Verso, coro, verso, solo. Warm Tricks es un poco más distinto, más experimental. 

Uno escucha tu música y cuesta creer que hagas música aquí en Colombia, evidentemente tu música suena a la de tu país de origen, encontramos similitudes con artistas como Damon Albarn o King Krule. 

De hecho Damon Albarn no fue tanto una influencia para mí, aunque él es de Essex, mi condado. Me gustan mucho los Beattles, me gusta mucho el punk y en general el post-punk, como This Hea”, post-punk de los 70’s y 80’s, Gang of four, me gustan cosas como el brit-pop, lo escuché mucho de niño, también a Pulp. No digo que es una influencia muy fuerte, pero si es mi historia, es parte de mí. 

¿Hace cuanto llegaste a Colombia? Toda la música que has hecho la has grabado y producido aquí? 

Llegué hace 5 años más o menos. Como Matt Battle y Warm Tricks, todo lo he hecho aquí. Antes tenía muchas bandas, pero no grabamos mucho, grabamos cosas en casa y todo eso, pero no lanzamos mucho. En Inglaterra tenía mi historia con la música, pero dure como 5 o 6 años haciendo música. Cuando llegué acá, no sé, algo pasó y empecé a hacer música. Creo que era 

porque no tenía banda, solo era mi casa, entonces empecé a grabar solo y todo eso; era más fácil hacer todo solo. 

¿Por qué llegaste aquí? 

Porque mi esposa es de acá, nos conocimos en Londres, estábamos estudiando juntos en Kingston, Londres. Filosofía y Literatura, mi esposa es artista y filósofa también. 

Ella es María Angélica Madero ¿verdad? 

Si, con ella he grabado algunas canciones. Aparte me ha apoyado en la parte gráfica. 

Aparte de ella, con qué otros artistas de Bogotá has trabajado. 

Con discos la Modelo, Andy Silva, con ellos grabamos What’s the difference between yourself and a book. Tengo muchos amigos artistas por mi esposa, como Nicolás Ordoñez, quién realizó el video de Aeaea to Ogygia o Summer’s gone y está realizando unas piezas gráficas del disco Owl Flies Home de Warm Tricks. 

Y de la música colombiana ¿qué te gusta? 

De la escena alternativa me gusta Encarta98 y Babelgam, con ellos tocamos hace un año en Matik Matik, también conozco a Nanook, por Silva. Pero en general me gusta el Vallenato y la Salsa vieja, como Alejo Durán, Hector Lavoe, Willie Colón, me gustan más las cosas clásicas que modernas. En general no conozco muchos músicos, aparte de la escena. Mi música no es fácil, por el género y quizá el idioma. Antes tenía otros compañeros de banda, incluso Silva tocaba conmigo. Pero siempre estoy cambiando, por ejemplo, ahora trabajo con un baterista de Venezuela, se llama Derwin, el guitarrista es Daniel Montes, que toca en Mala Bengala y un nuevo bajista colombiano Carlos Espinosa. Normalmente busco la gente en internet, por Facebook e Instagram. 

Me llamó mucho la atención Something squalid this way comes, aparte de que en los títulos mencionan a Colombia, hay sonidos de marcha de guerra e incluso en una de sus canciones se puede escuchar el discurso de Juan Manuel Santos cuando se efectuó la firma del acuerdo de paz. Aparte de la portada que muestra un dibujo de dos célebres personajes de la política colombiana. 

Fue un “conceptual” sobre Colombia. Yo grabé los sonidos de la banda marcial en Mompox, fuimos en semana santa y vi esa banda tocando, entonces grabé su música. 

En otros discos mencionas a Colombia, ejemplo en Seaguls. Aparte en Cut your Teeth tienes una canción llamada Santiago Nassar, claramente vemos influencias conceptuales en tu música, basadas en Colombia. Es un caso muy sui generis, que alguien de Inglaterra venga a hacer música aquí. Quizá algunos artistas vengan a buscar sonidos latinos autóctonos, pero ese no es tu caso. 

El concepto de Owl Flies home es el viaje entre Inglaterra y Colombia, la idea está basada en la Odisea de Homero, geográficamente tiene partes de ambos países, en las letras. Habla sobre Cartagena y la costa y todo eso… 

…Estaba leyendo “Crónica de una muerte anunciada cuando compuse esa canción (Santiago Nassar). Todo esto es más una cuestión de experiencia de viaje y de la vida en general. También es una cuestión de literatura, me gusta mucho leer, he estado leyendo muchas cosas de aquí. Something Squalid, es político, es sobre la paz. Entonces esa experiencia de la vida en general, literatura y arte. 

¿Qué esperabas encontrar musicalmente hablando aquí y qué encontraste? 

De hecho, no pensé mucho en eso, cuando llegué me sorprendí de que era un país muy musical. Creo que por eso empecé a hacer música otra vez, cuando llegué, por ejemplo, fuimos a la Costa porque mi suegro es de Barranquilla; escuchábamos mucha música allá, como salsa y vallenato, entonces empecé de nuevo esa vida de música otra vez, me inspiró mucho eso. Creo que es eso, que este país es muy musical, tiene muchas raíces y tradiciones musicales; pero no, no pensaba en la música antes, fue más cuando llegué. 

¿Por qué el cambio de concepto a Warm Tricks? 

Estaba tocando antes con una banda y no quería tocar en vivo como Matt Battle, no me gusta mucho eso, como Mac de Marco y cosas así, no me gusta mucho la idea de tener una banda y decir: “ese es mi proyecto entero” sabes? Es como egoísta creo. Entonces quería algo como un grupo, un proyecto con más gente y por eso busqué un nombre. Aunque yo hice ese álbum solo, pero si es como un cambio musicalmente. El estilo es distinto a Matt Battle, es más experimental, más folk, también es un conceptual. 

Warm Tricks es un término que vi en un libro de James Joyce, en Finnegan’s Wake, su último libro; este también tiene conexión con Ulysses, entonces funciona así, la conexión entre el nombre, el concepto, el álbum, la música. Es un libro muy experimental, me cuesta describirlo, no tiene mucho sentido, es como un metálogo, entonces todo es una sentencia, como muchas líneas, no tiene mucho sentido en si mismo, es muy difícil de leer de hecho, pero a mi me gusta mucho James Joyce y encontré esa frase Warm Tricks y me gustó. Funciona porque la Odisea -Homero- es una versión muy vieja, entonces Joyce hizo Ulysses que es una versión moderna de la Odisea, de ahí saqué el nombre de la banda, entonces tiene ese sentido, conexiones. 

Más que todo quería una banda que un proyecto solo, o bueno, me gusta tener ambas cosas, como Matt Battle, puedo sacar cosas desde mi casa y funciona bien. A mi me parece que es más interesante así y puedo hacer cosas distintas. De hecho, con la banda vamos a grabar en bloque. 

En Body of water, por el sonido y por la letra habla de un viaje oceánico, no sé si lo pueda entender como una continuación de lo que hicieron como Warm Tricks, o si simplemente te quedo la influencia conceptual de OFL; pese a que BoW es más guitarrera y “rockera”. 

Creo que en general, en toda mi música hay muchas referencias al agua. Mi pueblo está al lado del agua, entre el mar y el Támesis, me gusta mucho esta imagen. También Body of Water es una metáfora de una relación entre dos personas, pero con referencia al agua y al mar. Yo creo que hay muchas instancias de eso en mí, en mi música se ve el agua. 

Se nota que te gustan mucho los discos conceptuales. ¿Qué otros temas te gustan tratar? 

Nunca pienso mucho en qué voy a hacer, siempre depende de lo que estoy leyendo o escuchando, entonces trato de no pensar tanto en eso, creo que si piensas demasiado no haces nada. Es necesario encontrar un espacio dentro de uno para que fluya natural. 

Me quiero devolver un poco, me cuesta trabajo creer que hayas sacado 3 trabajos en un año. Eso no lo hace ninguna banda hoy aquí en Colombia. ¿Por qué pasó así? 

-Risas- No sé por qué lo he hecho. Antes no había hecho mucha música, en 2016 hice Cut your teeth y Something squalid this way comes, en 2017 empecé a hacer música y todo salió, no sé, salió mucha música. Es porque no había hecho mucho antes como durante 5 años, como que lo tenía reprimido. También tenía los instrumentos en mi casa y empecé con el concepto de grabar solo, me salió natural y fluido. Así pasó. 

¿Dónde grabaste el video de There’s nothing more left to do

Eso es en mi pueblo, en Essex, se llama Leigh-on-sea, queda al lado de la boca del Támesis, está cerca a Londres, como a una hora. Estábamos allá con mi esposa, quería sacar el video ese día, como te dije ella me ayuda con lo visual, entonces lo grabamos con su cámara. Aunque ahora lo estoy haciendo más sólo, ella es muy ocupada, pero si me ayuda con eso. 

Qué planes vienen a futuro? 

Con Warm tricks, grabar en bloque, como banda, sacar unos sencillos, ahora creo que es mejor así porque la gente no escucha álbumes, con Spotify, funciona así, ¿quién se sienta a escuchar un álbum hoy en día? No mucha gente, a mí personalmente me gusta mucho, pero no creo que sea así con todo el mundo. Con Matt Battle también pienso sacar sencillos. Haremos unos conciertos, tenemos uno en La Roma el próximo mes con Electrick Mistakes, a ellos les gusta nuestra música, aparte de eso no tengo muchos toques, pero quiero cuadrar más. Aunque más que todo quiero grabar. 

Foto por: Matthew Battle

Agrega un comentario

Síguenos