Molde

O Tortuga: álbum nuevo, vida nueva

Entre los lanzamientos más recientes del panorama latinoamericano, no pude evitar sentirme sorprendido por el segundo larga duración de la banda mexicana O Tortuga. Con un único sencillo como precedente, que además se lanzó únicamente por Bandcamp —y del cual no tenía conocimiento sino hasta el día de hoy—, la banda dio paso a una nueva etapa para su música y su camino personal.

El pasado 12 de julio, la banda presentó: Se necesita libertad, un álbum que en sus diez cortes busca ofrecer una nueva cara de la agrupación y que se convierte en la renovación de una carrera musical. Ya no se trata únicamente del sentimiento reflejado en la distorsión de las guitarras y la velocidad de las baterías, sino que ahora está de por medio la apuesta a un sonido mucho más maduro y conciso.

Para Fernando Zamorano, guitarrista rítmico de la agrupación, una de las razones por la que este álbum se diferencia de su debut es que la inactividad de la banda contribuyó a ver el punto de creación desde otra perspectiva. En sus palabras,

«Comenzamos a cuestionar la motivación que estábamos sintiendo, además de los cambios que tuvimos en la banda. Osmar comenzó a tocar con Los Blenders y mi hermano se mudó a los Estados Unidos. El disco estaba listo desde noviembre del año pasado, pero debíamos ensayarlo con los nuevos miembros de la banda».  

Otro de los motivos también radica en la necesidad que tenía la banda de lanzar nuevo material después de tres años de inactividad. No querían lanzar sencillos, sino presentar el álbum de manera inmediata para poder comenzar con el plan de promoción.

«Pensamos en aventarlo de una vez y comenzar a promocionarlo. A mí me gusta escuchar discos y creo que el tema de la relevancia es bien rápido y efímero, y para nosotros era mejor tomarnos nuestro tiempo, hacer algo bien pensando, algo que nos hiciera sentir a gusto y que reflejara el esfuerzo de mucho tiempo y paciencia. Esa es nuestra filosofía». 

Ese querer hacer las cosas bien y con tiempo se siente desde ‘Azul‘, canción que abre el disco. A diferencia del álbum que presentaron en el 2015, en este se puede percibir un sonido mucho más próximo a los elementos del pop en cuanto al nivel de la producción y de los arreglos que lo componen. Por supuesto, aún se siente la vibra soleada y playera con la que los conocimos, pero ahora encontramos mucha más apacibilidad y pulcritud en lo que escuchamos.

«Si nosotros hubiéramos querido mantener cierta relevancia, le hubiéramos apostado a hacer un disco parecido a lo que ya teníamos; no es una formula, pero es algo que la gente ya tiene en ellos. Yo decidí que el disco no tuviera pretensiones, no quería llegar al mismo lugar. Para mí, la música es un medio de expresión. El disco se escucha más maduro, yo ya no soy la persona que está detrás el primer disco; mi música es un proceso para seguir creciendo. Por eso queríamos que este nuevo disco fuera mucho fresco, todo es cambio y todo es movimiento». 

Y cómo no, tres años de diferencia contribuyen a que el proceso de un artista pase por etapas que lo llevan a pensar no solo en el producto que crea, sino también en cómo se proyecta a partir de los elementos que está creando y entregando a su público. Vale recordar su canción Ferrari‘, que podríamos enmarcar como un himno a la eterna duda del qué hacer con la existencia, para darse cuenta de que este álbum busca convertirse más en un aliento y en una visión positiva sobre aquello que sigue en la vida. 

«Cuando empezamos a grabar bien, nos dimos cuenta de que las canciones tenían un sentimiento y una pasión, por eso el disco es tan personal e introspectivo, trata de buscar un propósito». 

Ese propósito no solo tiene que ver con la dirección sobre la cual han emprendido una marcha y la cual los tiene, actualmente, de tour por varias ciudades de México; sino que también buscaba convertirse en una nueva hoja de ruta que les permitiera ir más allá de la escena sobre la cual habían estado trabajando y creciendo desde el lanzamiento de su primer EP, Palma Linda.

«Quería retirarme de la escena, no solo por el disco sino por otras razones. Actualmente, la escena es algo que yo veo más bien lejano, de alguna manera eso ayuda a que tu música sea mas honesta; ya no estás influenciado por andar en esas escenas o buscar ser identificado dentro de ellas. Queríamos pintar una raya y decir «esto somos nosotros», como un llamado de individualismo. Este es un disco honesto y creo que por eso se llama Se Necesita Libertad, es atreverte a ser tu mismo».

Y ahora que la banda inicia una nueva etapa, se sienten seguros y le apuestan a un futuro en el que el crecimiento de su música, el crecimiento de la escena que ayudaron a construir hace más de seis años y de la que actualmente busca encontrar un lugar dentro del territorio mexicano. Fernando se muestra positivo respecto a lo que depara este nuevo álbum y se mantiene animado frente a todas las posibilidades que el mismo puede traerle a la banda.

«No sabemos dónde vamos a encajar, pero queremos hacer nuestro tour y que el motor de todo esto sea tocar, hacer música, hacer shows; pero salir a otras ciudades es el reto, a final de cuentas hay muchas ciudades que están tratando de hacer escenas y apoyarlos es importante. Yo me siento en un momento muy agradable de la banda y se siente sólido. Se agradecen los seis años que llevamos trabajando. Eso me tiene emocionado e inspirado».

Escuchen el álbum completo. Nuestras recomendadas son:
‘Azul’, ‘Se Necesita Libertad’, ‘Nueva Casa Nueva Vida’ y ‘Nos Dejamos de Preocupar’

Agrega un comentario

Síguenos