Molde

[Podcast] S1E1: El Cómodo Silencio de Los Que Hablan Poco

Ya se cumplen dos meses desde que El Cómodo Silencio de Los Que Hablan Poco visitó por primera vez nuestro país. Para muchos de nosotros, fue una visita fugaz pero emocionante. Creemos que, incluso, su concierto debe estar entre uno de los mejores que se llevó a cabo durante este 2018. 

El día de su presentación en Bogotá, tuvimos la oportunidad de realizar la entrevista que hoy les presentamos y que, además, le debemos a Andrea Pérez Martínez. Las palabras se quedan cortas cuando hablamos de lo que sucedió aquel 20 de octubre, por eso dejamos que Franco Perucca (guitarra/voz) y Bárbara Pérez de Arce (bajo/voz) nos cuenten sobre su historia, la nueva ola chilena y la influencia del folclor chileno en su música.

Andrea: ¿De dónde viene El Cómodo Silencio de Los Que Hablan Poco?

Franco: El Cómodo Silencio viene de La Florida, que es una comuna, un suburbio, al sur de Santiago de Chile. La banda tuvo la particularidad, más o menos durante el 2015, de que nacieron muchas bandas al mismo tiempo como Patio Solar, Niños del Cerro y se armó rápidamente una escena donde las bandas tocaban en los patios de las casas porque es un barrio de suburbio la gente vive en la orilla de la ciudad y va a trabajar al centro entonces no hay locales ni ese tipo de cosas. Para las primeras “tocatas”, la única solución era apropiarse de los patios, que era algo no que no sucedía tanto, eran muy románticas esas primeras tocatas.

Andrea: ¿Cómo fue tu llegada a la banda, Bárbara?

Bárbara: Yo me integré el año pasado, en abril. Tenía otro proyecto y estaba más familiarizada con la escena, la movida indie en Santiago y conocía la banda, me gustaba mucho. Los había ido a ver muchas veces y un día me invitaron. Decidí aceptar e integrarme oficialmente como la bajista de El Cómodo Silencio.

Andrea: Yo tengo entendido de que tú llegaste con un componente nuevo a la banda, con tu experimentación musical, tenías otras influencias que aportarle a la banda; creo que puedes darme una visión un poco más objetiva sobre el sonido que caracteriza a El Cómodo Silencio

Bárbara: Creo que es cierto lo que dices en gran medida, porque si bien yo conocía esta escena, y todo lo que ocurría en los patios de las casas de La Florida, nuestras bandas eran más primas que hermanas en muchos
sentidos. Sin duda, yo experimentaba con mi banda anterior con otro tipo de sonoridades más asociadas al noise y al shoegaze, que son elementos que están presentes en El Cómodo, creo, pero matizados con otros que caracterizan la banda que son las influencias del post rock, un poco también de folclor, del emo más tradicional, más clásico en su forma.

Andrea: ¿Folclor por dónde? ¿Cuáles representantes? ¿Violeta Parra?

Bárbara: Sí, Violeta Parra, el trot andino, la galopa, esos principalmente. A mí lo que más me llamaba la atención, primero como seguidora de la banda, era la mezcla de esos ritmos por el post rock; todo esos pasajes instrumentales lo plasmaban de una manera muy novedosas e interesantes a mi juicio.

Andrea: Retomando un poco la influencia del post-rock, Franco, ¿cuáles son esas bandas que inspiraron los sonidos de El Cómodo Silencio?

Franco: Definitivamente, Explosions In The Sky es la banda de cabecera de cuando iniciamos El Cómodo, eso por el lado de post-rock; por el lado del midwest gringo noventero, American Football, y una banda que no es muy conocida llamada Hacia dos veranos, que manejan esto de mezclar el post-rock un poco con el folclor. Aunque de una manera diferente a lo que nosotros hacemos, son una gran influencia también. Como lo decía muy bien Bárbara, estas mezclas de guitarras ambientales con una rítmica norteña, con la galopa, en el fondo es súper ecléctico y sacamos elementos de varios lados para armar el sonido.

Andrea: Bárbara, ¿hay algún componente social en la música de El Cómodo? ¿Crees que es más sobre los universos personales de todos nosotros?

Bárbara: Al menos desde mi perspectiva, siempre ese relato de lo interno tiene un componente político y necesariamente está vinculado con ese contexto o una coyuntura sociopolítica en particular. Si bien las canciones puede que hablen de amor o de desamor (risas), sin duda el lenguaje con el que están escritas las hacen ser muy cotidianas y muy familiarizables con un contexto cercano que se siente identificado con esas letras. Para mí, ese movimiento y ese vínculo que se genera con la música es suficientemente político.

Escuchen la entrevista completa acá:

Agrega un comentario

Síguenos