Molde

‘Songs of praise’ de Shame: la abrumadora y visceral posmodernidad.

Songs of praise - Shame

Songs of praise suena fresco, revitalizante, y hasta alegre en cierto modo, algo que para estos jóvenes acostumbrados a la clandestinidad y a escupir lo que hacían desde el colegio, puede llegar a ser agotador y fascinante, pues desmitifican esa idea de que ya no se puede lanzar algo que vaya a contra corriente, y que venga de las industrias.

Overall
8.9/10
8.9/10

Desde el sur de Londres llega Shame, una banda que ya posee una de las carreras mas precoces que haya presenciado: en el 2016, tenían un sencillo de dos caras titulado The Lick / Gold Hole AA, y desde entonces se sentía lo que sería un prominente caudal de acordes en forma de agujas punzantes en el oído del oyente.

Si bien ya iniciando el 2018 el álbum no tiene una cosa más para aportar al post punk –lo que hay, ya está escrito y re escrito-, los británicos saben cómo explotar los elementos del mismo: llevan un ritmo vertiginoso al compás de la guitarra y el bajo, acompañado de los alaridos de un Charlie Steen, que más que parecer un puberto de 20 años, parece un adulto inconforme y angustiado, y esto lo plasma en sus feroces gritos, antesalas de la canción «Dust on Trial».

El oyente inicia anestesiado con la crudeza de sus letras, hasta que la voz de Charlie se escucha, en un susurro: «Will you walk with me?», y es ahí donde empieza Songs of Praise, su primer álbum.

A lo largo de este álbum se distinguen varios ritmos ya creados en el mismo género, como es el caso del inicio de la canción «Concrete», donde Josh Finerty –bajista de Shame– parece llevar amarrados a su espalda los fantasmas del Peter Hook del Closer y el Les Pattinson del Porcupine.

Si bien es cierto que el sur de Londres ha tenido algo así como una ‘oleada de nuevas bandas’, estas llegan a su punto máximo, y después bajan mas rápido de lo que subieron. Shame se hizo reconocida en su nicho por la calidad de sus shows y el apartado escénico que arrastraba consigo un puñado de frágiles y desesperados jóvenes.

Todos temían que al llegar la banda a Rockfield Studios se derrumbara ‘la torre de jenga escénica y musical’ que tenían hasta ese momento. Nada mas apartado de la realidad; Songs of praise suena fresco, revitalizante, y hasta alegre en cierto modo, algo que para estos jóvenes acostumbrados a la clandestinidad y a escupir lo que hacían desde el colegio, puede llegar a ser agotador y fascinante, pues desmitifican esa idea de que ya no se puede lanzar algo que vaya a contra corriente, y que venga de las industrias.

Hay canciones del disco como «Lampoon» y «Donk» que pueden llegar a ser básicas y esqueléticas, pero que no opacan el logrado de 10 canciones, tanto en la lírica como en la percepción social del disco. «Concrete» es la carta magna de una relación cuya conexión ya esta rota y termina de desbaratarse y que, irónicamente, parece relatada por un espectador y el receptor, entre Finerty y Steen, burlándose con cada pregunta y cada respuesta.

 

Por otro lado «The lick» es el manual de instrucciones de un libertinaje desmedido y sin frontera alguna de la visita al ginecólogo y de cómo sentirse sobre eso.

No diré que las nuevas promesas son ‘salvadores de algo’ o ‘innovadores’, porque si hay algo claro es que el lirismo y los acompañamientos rítmicos no son distintos a la mayoría de bandas del género, pero rescato el hecho de que son atrevidos y dicen la verdad a la cara. Esto puede ser incluso depresivo, como pasa en «Friction», donde te preguntan en qué momento ha llegado la hora de no querer ser escuchado, y en «Tasteless» donde se ríen de la manera mas satírica de la monotonía (no será el tema mas complejo de abordar pero saben cómo joderte en un minuto) . En un resumen de ideas, Songs of praise es un álbum que debe ser escuchado por la crudeza de su contenido, y que no debería pasar desapercibido a lo largo del 2018, como ha sucedido ya varios años con artistas como estos.

 

Antes de sacar su listado de discos favoritos del año, escuchen este disco. Si no termina dentro de sus favoritos del 2018, al menos conocerá un poco de lo que está pasando en el Reino Unido.

Agrega un comentario

Síguenos